maxresdefault

Se ha escrito bastante estos días de resaca electoral sobre Podemos y el proceso emocional que ha seguido tras perder estrepitosamente el 26J. Ha perdido estrepitosamente porque aunque lo que ha conseguido en muy poco tiempo es impresionante, y horrorizante también, ya se veían en la Moncloa, dirigiendo los destinos de todos los españoles, aunque con especial predilección por los okupas, los etarras, los separatistas, y los titiriteros que se dedican a insultar a las víctimas del terrorismo. Pero repasemos brevemente los que proponía Podemos en su programa electoral y en declaraciones varias (me disculpo por adelantad si he simplificado algunas cosas demasiado):

  • Subida de impuestos: querían freír a impuestos a los españoles, tanto desde el punto de vista privado como empresarial. Los empresarios son muy malos y hay que penalizarlos porque al fin y al cabo los empleos se crean por generación espontánea.
  • Incremento brutal del gasto, se supone que para reactivar la economía. El problema es que ya sabemos cómo se las gasta la izquierda, y más todavía la extrema izquierda. A ellos no les gusta la inversión privada, p.e. Chamartín, a ellos lo que les mola es exprimir a los que pagan impuestos para crear empleo “público” que no es otra cosa que una forma alternativa de subsidio del desempleo y una enorme fábrica de votos.
  • Nacionalizar la banca. Es decir, adiós a el mundo financiero moderno, que no será perfecto, pero no es el monolito estalinista de los planes quinquenales. Así, como mandan ellos, se pueden prestar todo lo que quieran. Pequeño problema: Europa y el Euro. Pero no hay problema!
  • Salida del Euro, para inmediatamente devaluar y favorecer las exportaciones. Esto lo dijo Pablo Iglesias no hace demasiado, aunque también expresó una gran preocupación por el Brexit y el impacto económico que se espera. Donde dije digo digo Diego.
  • Referéndums para “el derecho a decidir”, que obviamente es el derecho de unos pocos para ver si quieren despedazar España, una de las naciones más antiguas de Europa. No son los españoles los que decidirían, serían los vascos y vascas, los catalanes y catalanas, gallegos y gallegas, valencianos y valencianas, y ya puestos todos los demás también. No entiendo cómo se puede estar en favor de algo así y luego reiterar ad nauseam el compromiso de UP con Europa.
  • Los Observatorios: diez o doze chiringuitos políticos para “observar” la LGTBIfobia, la cultura, las políticas públicas, el derecho a la vivienda, unas cuántas perlas más del sentido común. Menos ellos, nadie duda de que este es un mecanismo comunista normal y corriente para enchufar a mansalva a amigos, amigas, familiares, familiaras, etc.
  • Nacionalizar los ahorros: esto dijo Teresa Rodríguez de Podemos: ”

    «Que pueda poner los ahorros colectivos a disposición de lo que la sociedad necesita, porque hemos observado cómo los ahorros de los ciudadanos que están en los bancos no se han invertido en una economía productiva que genere empleo, sino en aumentar las ventas de coches de lujo y de los yates en la crisis y de enriquecer a la economía especulativa» Toma ya! Tú no decides como gastarte TU dinero. Lo decidiran ellos, en base a las necesidades que ellos digan que son las necesidades. Esto qué quiere decir, que cualquiera con dos duros y con los medios necesarios sacará dinero de España en el momento que parezca que Podemos se acerca a la Moncloa.

  • El “hombre de paz”: es aterrador ver lo bien que ven a los etarras estos de Podemos. Que si un “hombre de paz” por aquí, que se “reivindicaciones políticas” por allá. Pensar que puedes decir eso sin que tenga consecuencias en un país como España, y lo que ha sufrido por culpa del terrorismo, es de un nivel de estupidez acongojante.
  • Controlar los medios de comunicanción: ahora resulta que la mejor forma de garantizar la independencia de los medios de comunicación es nacionalizarlos, o sea como el famoso “Pravda” en a URSS, y así proteger la libertad de expresión. No digo que el modelo actual sea perfecto, que no lo es, pero intentar aplicarle lógica y sentido común a la nacionalización de los medios de comunicación para garantizar la libertad de expresión, es buscarle tres patas al gato.

No cabe duda de que muchos españoles, visto lo que se nos venía encima, decidieron tomarse en serio lo de la democracia y el proceso electoral, ponerse una pinza en la nariz, y votar al PP. Podemos, en su supina arrogancia, no pensó en que los indecisos, cuando oyen burradas, contradicciones, y chorradas, van a por lo seguro. Ahora, como un niño mal criado con una rabieta, buscan a quien echarle la culpa. Los que siguen votando a Podemos, espero que lo hagan por puras razones ideológicas o filosóficas, porque si de verdad piensan que las políticas de Podemos son la solución, entonces tenemos en España un serio problema de sentido común.

Advertisements