Ya no me hago ilusiones y menos desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones. Felípe González se encargó de allanar el camino para la mayor chorizada de la historia de la democracia. Aznar recuperó la economía, creó puestos de trabajo, y en lo que llevamos de democracia es posiblemente el que más ha hecho para levantar España. Lo malo es que no tuvo agallas para volver a encarrilarnos en la vía de la democracia de verdad: seguimos con el poder judicial arrodillado ante el político, casi nadie acabó en la cárcel por corrupción, y para acabar la faena nos obsequió con Mariano Rajoy como líder del PP como regalo de despedida. Tras Aznar llego la era del bobo solemne, también conocido como José Luis Rodríguez Zapatero, y con este señor fué la primera vez que consideré cambiar de nacionalidad por la vergüenza que me causaba que fuera mi presidente. José Luis nos llevo por un tobogán hacia un charco de putrefacción democrática como no se había visto hasta entonces, sobre todo desde el punto de vista institucional, con los nacionalistas limpiándose el trasero con la consititución, el cumplimiento de la ley, y la unidad de España. Pero finalmente llega Mariano, que más que ganar las elecciones del 2011, las perdió el PSOE. Ahora, a comienzos del 2016, me alegro de una forma un tanto sarcástica de que Mariano no ganara las terribles elecciones en el Marzo del 11-M. Aungque que Zapatero nos desgobernó de una forma muy effectiva, nunca me imaginé tener aún peor opinión de un sucesor del PP. Mariano ha sido una calamidad para los españoles, y espero que así le describa la historia.

A estas alturas y tras padecer un duopolio PP/PSOE que ha disfrutando de los privilegios del poder, abusado de él, robado, manipulado la justicia, dejado que el país se resquebraje, permitiendo remover la historia para meter cizaña y sacar rédito electoral, soltando etarras, malgastando el dinero público, llega Podemos. Menos mal que también llega Ciudadanos para que aún me quede un atisbo de esperanza. Pero el caso es que llega Podemos, y llegan para salvarnos de “La Casta”, para restablecer los valores democráticos, para que haya justicia social, para que haya igualdad, bla, bla, bla y bla. Pero amigo, el caso es que Podemos ya sabemos de qué va, y no ha hecho falta mucho tiempo.

Este vídeo publicado en Okdiario lo dice todo “en 40 segundos”. Podemos es un mar de contradicciones, mentiras, manipulaciones, insultos, etc. que tiene un único proposito: el poder. Hacen y dicen cualquier cosa con tal de mandar. Son tan “Casta” como la “Casta” a la que han criticado y de la que nos quieren librar, defienden lo indefendible con argumentos carentes de toda lógica o fundamento, y son capaces de contradecirse y al mismo tiempo mostrarse tremendamente ofendidos si les recuerdas que se contradicen, y luego acusarte de que te contradices tú, y se quedan tan anchos! Lo que también es triste es ver a gente joven en redes sociales salir en defensa de artículos y lectores críticos de Podemos. Estos jóvenes, en muchos casos faltos de preparación, formación, o sentido común, acaban diciendo unas sandezes descomunales para defender lo indefendible.

Espero sinceramente que a base de seguir desenmascarando la verdadera cara de Podemos, poco a poco la gente vaya despertando de su letargo y se dé cuenta de que Podemos no sólo no es la solución, es echarle leña al fuego, y no creo que ninguna persona de bien en España piense que lo mejor es quemarlo todo.

#asiespodemos

 

Advertisements